¿Qué hacer en Cádiz?

Cádiz aborda las posibilidades de ocio desde la sencillez, la calidad y la buena sintonía. Desde descubrir el yacimiento Gadir (el último hallazgo arqueológico de la ciudad) hasta contemplar espectáculos ecuestres, pasando por avistar cetáceos. Sin olvidar los pequeños grandes detalles como disfrutar de un atardecer desde la playa urbana de la Caleta con unas vistas privilegiadas, y pasear y perderse por la Alameda o el Parque de Celestino Mutis.

Alucinarás con la Torre de Tavira y su gran lente gigante para ver la ciudad en tiempo real, podrás darte un completo pasea por el barrio de la Viña o llenar el buche en cualquier sitio con encanto de su casco antiguo. De hecho, y a propósito de las vistas desde la Torre, destacar que Cádiz es mundialmente conocida por sus torres miradores. Y, si nos permitís la recomendación, no marchéis sin hincarle el diente a los churros de la Caseta de Manolo. El perfecto broche dulce de oro a una estancia de 10.


Torre Tavira, el ojo que todo lo ve

Desde esta torre se pueden divisar las mejores vistas de Cádiz. Se trata de la cota más alta y arriba del todo aparece una atracción pionera en España: la cámara oscura. Una lente gigante que te enseñará con todo lujo de detalles todo lo que está sucediendo en la ciudad por lejos que esté. Se puede ver por encima del horizonte a cierta distancia o por debajo de él para examinar los detalles. En Cádiz hay muchas torres miradores que se utilizaban en la antigüedad para divisar a los viajeros que se aproximaban por el mar. Deberéis estar atentos a las reservas porque las visitas tienen aforo limitado.

Yacimiento Gadir, el último hallazgo

En la Calle San Miguel, bajo el Teatro de Títeres, se han hallado estos restos fenicios, considerados como los más antiguos de occidente. El yacimiento se estructura en diferentes capas que se corresponden con las distintas etapas de ocupación. Se conservan ocho viviendas y huellas fosilizadas de varios toros y cabras de la época. En el epicentro del yacimiento se muestra la figura de Mattan, un fenicio fallecido en un gran incendio que tuvo lugar en el siglo VI a.C.

Real Escuela Arte Ecuestre

Situada a 40 quilómetros, en Jerez de la Frontera, esta escuela es internacionalmente conocida por su espectáculo “Cómo Bailan los Caballos Andaluces”. Además de asistir a esta exhibición en la que se muestra todo el poderío y fuerza del caballo andaluz, se pueden visitar las instalaciones, los entrenamientos y los museos del arte ecuestre. Porque, además de ser una fundación que impulsa espectáculos, también fomenta y conserva este noble arte en todas sus vertientes.

Avistamiento de cetáceos desde el Estrecho de Gibraltar

Navegar de una forma responsable por el Estrecho, zona declarada como Reserva Internacional de la Biosfera, es posible, y vivir una experiencia muy curiosa y gratificante también. Y por qué no: emocionante. Ver ballenas y delfines acercándose a los barcos para exhibirse es realmente una situación que acelera el corazón. Y además, con una probabilidad prácticamente del 100% de que suceda un avistamiento en todas las salidas, con la garantía de una segunda oportunidad en el hipotético caso que no suceda.

Ruinas arqueológicas de Baelo Claudia

Situadas en la playa de Bolonia, a unos 80km, valen mucho la pena para ser visitadas y contempladas. Localizadas en el término municipal de Tarifa, se trata de un conjunto arqueológico declarado Monumento Histórico Nacional y sus restos romanos de la antigua ciudad llamada Baelo Claudia representa uno de los enclaves más importantes del mayestático Imperio romano. De esta forma, la provincia de Cádiz conserva una de las mejores muestras del urbanismo imperante en esta época. Algunos edificios son del reinado de Augusto, si bien la mayoría fueron edificados bajo el mandato de Claudio. Hay recorridos muy interesantes para hacer en este gran conjunto arqueológico que saciará tu curiosidad histórica a las mil maravillas.

Visitar los pueblos blancos

La abrupta Sierra de Cádiz es sede de un conjunto de pequeños pueblos que son toda una seña de identidad de nuestra tierra. Urbes que mantienen la configuración típica de los pueblos de Al Ándalus, encalados en un cegador blanco que los hace brillar bajo el potente sol gaditano. Artesanía y gastronomía se aúnan en una red de pequeños núcleos urbanos entre los que sobreviven calzadas romanas; 19 pueblos que han quedado marcados por la historia de algunos de los conquistadores de tierras americanas, momentos de reconquista cristiana y el ataque de los franceses. Destaca Arcos de la Frontera, con una vista espectacular dada su localización en un acantilado; Ubrique, por su legado en la artesanía de piel; y Setenil de las Bodegas, donde podrás quedar alucinado de la estructura de sus casas, muchas de ellas embutidas en plena montaña. Espléndida ruta para perderse en un entorno lleno de historia y de valor ambiental en plena Sierra de Grazalema, declarada por la UNESCO Reserva de la Biosfera.

Más Guías de interés

[ncarousel id="130"]