Alcázar de los Reyes Cristianos

El Alcázar de los Reyes Cristianos se sitúa en Córdoba y es uno de los símbolos más emblemáticos de las tres culturas -musulmana, cristiana y judía- que convivieron en la ciudad durante 800 años hasta la conquista de los cristianos en el siglo XIII.

Historia del Alcázar de los Reyes Cristianos

El Alcázar de los Reyes Cristianos tuvo un papel central de gobierno político desde sus orígenes. Durante la época romana fue fijado como la sede de la aduana, y la residencia de altos cargos políticos como el Procurador y el Cuestor, que gobernaban la ciudad. Con la llegada de los visigodos a la ciudad, el edificio fue ocupado y se utilizó, pero no se modificó de forma importante. Con la invasión musulmana, durante la época del emirato, Abd al-Rahman I y sus sucesores, Al-Hakam I y Abd al Rahman II realizaron numerosas obras de ampliación de la edificación, construyeron canalizaciones, jardines, caballerías, y lo adaptaron a los modos de vida y las costumbres musulmanas. 

historia del alcazar de los reyes cristianos

Cuando Abd al Rahman III fundó el Califato independiente en el siglo X, el Alcázar perdió mucha importancia ya que los poderes se centralizaron en la ciudad palatina de Medina Azahara, y en siglos posteriores fue muy maltratado y se deterioró a causa de los saqueos que sufrió la ciudad de Córdoba. Se conservan numerosos elementos de distintas etapas históricas: sillares, columnas y capiteles romanos, y zócalos y molduras visigodas e islámicas. 

La reconquista cristiana, en el año 1236, fue el momento en que Fernando III el Santo repartió el solar del antiguo Alcázar andalusí entre el obispo, algunos nobles y la orden de Calatrava. Sería Alfonso X el Sabio, su hijo, quien iniciara las obras con el fin de convertirlo en residencia real, y ya en el siglo XIV, Alfonso XI el Justiciero ordenó su fortificación entre los años 1327 y 1329. De los encuentros de Alfonso XI y la noble de origen sevillano Leonor de Guzmán en el Alcázar nacieron diez bastardos, entre ellos el futuro Enrique II de Trastámara. 

También fue un escenario clave para el desarrollo de algunos episodios de la guerra civil entre Pedro I el Cruel y Enrique II. Tras la victoria de Enrique II, el edificio se utilizó de nuevo como residencia real, algo que se repitió en sus sucesores, como Enrique III el Doliente, su nieto, cuya llegada a la ciudad se produjo en el año 1495. Desde el año 1482 los Reyes Católicos utilizaban el Alcázar albergando la función de cuartel general, y fue desde aquí desde donde planearon la conquista de Granada, que se culminó en 1492. También fue el escenario de la entrevista entre los reyes y Cristóbal Colón antes de descubrir América en 1486. En el año 1499, Isabel y Fernando dejaron de utilizar el Alcázar como residencia real, se lo cedieron al Tribunal de la Inquisición para que albergaran su sede en Córdoba, y el edificio se acondicionó para dotarlo de mazmorras y calabozos, por lo que perdió su carácter palaciego. 

En el siglo XIX las Cortes de Cádiz abolieron el Santo Oficio, y desde ese momento hasta el año 1932, sus instalaciones sirvieron como cárcel, primero civil y después militar. Con la Segunda República, el edificio fue catalogado como Monumento Histórico, aunque estaba tan deteriorado que en el año 1955 el alcalde Antonio Cruz cedió el Alcázar al Ayuntamiento de Córdoba, que encargó su restauración al arquitecto Víctor Escribano Ucelay. El edificio se integró dentro del Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1994. 

Partes del Alcázar de los Reyes Cristianos

Torres del Alcázar

Dentro del Alcázar podemos encontrar distintas torres, entre ellas la Torre de los Leones, cuyo interior no es de grandes dimensiones y, en cada uno de sus ángulos, se encuentra una pequeña columna sobre base que la divide en tercios, con manojos de tres columnas en triángulo, y la del centro es de doble diámetro. Este orden sustenta una bóveda de nervadura, y sus arcos perfilan su base octogonal, mientras que los ángulos restantes se cubren con bóvedas de tres nervaduras. 

La última planta de la Torre de los Leones tiene acceso mediante una pequeña escalera de caracol, que se ubica en una torre adjunta a ésta. Desde este enclave tenemos una vista espectacular, ya que se puede contemplar la ciudad de Córdoba casi al completo. 

torres del alcazar de los reyes cristianos

Otra de las torres que encontramos es la Torre del Homenaje, que se conecta a la primera mediante un adarve de la muralla Norte. Este adarve debió tener gran importancia dentro del Alcázar. El cuerpo de la Torre del Homenaje goza de mayor altura que anchura, tiene un aspecto dominante, siendo la más imponente de las torres, y es de planta poligonal. Se utilizó la arquitectura gótica, pero la mano que la realizó no fue tan diestra como en el caso de la Torre de los Leones, que fue realizada por maestros franceses. En este caso se piensa que la torre pudo ser realizada por discípulos españoles de menor destreza. La bóveda es de cuatro nervios, de planta hexagonal e irregular, y dos de los nervios se alargan gracias a las pechinas. En los capiteles mueren los nervios, y fueron labrados in situ. 

La estancia principal de la Torre del Homenaje es una planta octogonal, con columnas bajas y una alta bóveda, cuyos nervios descansan sobre capiteles ornamentados con motivos vegetales. Es en esta habitación donde se sitúa históricamente la primera recepción entre los Reyes Cristianos y Cristóbal Colón. La terraza de la torre tiene acceso mediante una escalera recta, que recibe iluminación gracias a dos rosetones. Desde la Torre del Homenaje se puede acceder al Salón de los Mosaicos retrocediendo por el adarve, bajando por la escalera y cruzando la galería de entrada. 

Salón de los Mosaicos

Al cruzar la galería de entrada se encuentra el Salón de los Mosaicos, de un marcado estilo barroco. Se construyó en el siglo XVIII y está situado en el muro Norte del Alcázar, por encima de las bóvedas de los Baños Reales Mudéjares. Tras su construcción albergó la función de Capilla de la Inquisición y, posteriormente, pasó a ser Capilla de la Cárcel. 

salon de los mosaicos del alcazar de los reyes cristianos

Su planta es rectangular, se cubre por una bóveda de arcos fajones y lunetos, que a su vez está decorada con motivos geométricos típicos cordobeses del siglo XVIII. El nombre de este salón se debe a la decoración de numerosos mosaicos de gran calidad. Fueron extraídos del subsuelo de la Plaza de la Corredera, donde se pensó que estaban los restos del antiguo anfiteatro romano, aunque actualmente esta hipótesis no se tiene en cuenta. 

Los Jardines del Alcázar

Varias albercas se encuentran en los Jardines del Alcázar, que usaban originalmente las aguas del río Guadalquivir y, a su vez, conducciones de agua que provenían de la Sierra. Los Jardines están ubicados en antiguas Huertas, que producían los alimentos para los habitantes del Alcázar. 

Actualmente, la vegetación de los jardines está compuesta por plantas y árboles autóctonos tales como los cipreses, naranjos, limoneros y palmeras. Dentro de las flores más comunes que se encuentran entre la vegetación, encontramos rosales y gitanillas. 

En los jardines también encontramos estatuas de los Reyes Católicos, Isabel y Fernando, que reciben a Cristóbal Colón. Esta estatuaria simboliza el momento en el que Colón pide financiación a la Corona para emprender la ruta a las Indias, que acabaría desembocando en el descubrimiento de América. 

los jardines del alcazar de los reyes cristianos

Para remontarnos a sus orígenes históricos, sería Julio César quien plantara distintas especies florales y árboles exóticos, como el plátano oriental, caracterizado por dar una amplia sombra y que ayudó a que la temperatura en los jardines sea más suave en los meses de alta temperatura. Los actuales jardines comenzaron a trazarse en época árabe, ubicados en el área sur del recinto. Su trazado completó el espacio que se destinaba al harén real, muy cercano a los baños, y se remató el espacio final con una huerta. 

Las obras pudieron comenzar en la época de Abd al-Rahman II, en el año 822. En este año también se realizó el acueducto que canalizaba las aguas del Bejarano y Caño de Escarabita, lo que señala que tuvo que realizarse en estos años aproximadamente. De Caño de Escarabita se sacó un ramal que se derivó al Alcázar, posibilitando cubrir todas las necesidades de Palacio. 

En la actualidad, los jardines son muy visitados por turistas provenientes de todos los lugares del mundo, e incluso son visibles de noche gracias a la iluminación artificial con la que se les dotó. 

Curiosidades sobre el Alcázar de los Reyes Cristianos

Dentro de las curiosidades que podemos nombrar sobre el Alcázar de los Reyes Cristianos, cabe destacar que sus orígenes son romanos, siendo utilizado en su origen como aduana y residencia para altos cargos, y continuó siendo su función en época visigoda, no siendo hasta época musulmana cuando se empezase a configurar como lugar de residencia hasta la construcción de Medina Azahara. 

Además, fue el lugar en el que Isabel I de Castilla se citó con Cristóbal Colón antes del descubrimiento del nuevo mundo, concretamente en la Torre del Homenaje, y la propia Isabel vendería sus joyas con el fin de poder pagar la expedición a las Américas. 

También fue un enclave fundamental en la campaña de conquista de Granada, ya que aquí residieron los Reyes Católicos durante 8 años con el fin de controlar la toma del último reino musulmán en la península. 

Pasó de ser sede del tribunal de la Inquisición a utilizarse como cárcel tras la conquista de Granada en el año 1499. 

Además, el Alcázar alberga elementos romanos como mosaicos y un sarcófago, que datan de los siglos II y III, encontrados en otras zonas de Córdoba.

Horarios y Precios para visitar el Alcázar de los Reyes Cristianos

Los horarios para visitar el Alcázar son diferentes, dependiendo de la temporada de invierno y de verano. Del 16 de septiembre hasta el 15 de junio, el horario es de martes a viernes de 8:30 a 20:45 h, los sábados de 8:30 a 16:30h, y los domingos y festivos de 8:30 a 14:30h. En temporada de verano, del 16 de junio al 15 de septiembre, de martes a domingo de 8:30 a 14:30h, y los lunes permanece cerrado. Es importante tener en cuenta que el último pase es 30 minutos antes del cierre. 

Visitar el Alcázar de forma gratuita es posible los jueves no festivos, de 12:00 a 14:30h. Además, los mayores de 65 años y los menores de 13 años tienen siempre entrada libre. Por otra parte, los estudiantes acreditados de hasta 26 años tienen un descuento del 50% de la entrada. Para los demás, el precio de entrada es de 5 €. Por lo tanto, visitar el Alcázar de los Reyes Cristianos gratis es posible, de modo que es factible visitar todos los rincones de la ciudad de Córdoba sin gastar demasiado dinero. 

Cómo llegar al Alcázar de los Reyes Cristianos

El Alcázar de los Reyes Cristianos se sitúa en Plaza Campo Santo de los Mártires s/n, y mediante transporte público podemos utilizar el autobús, cuyas líneas 3 y 6 nos dejarán cerca del Alcázar. Es aconsejable utilizar el transporte público, ya que en esta zona es difícil aparcar, y de este modo facilitamos el acceso de los visitantes al conjunto arquitectónico.