El Castillo de Gibralfaro

El Castillo de Gibralfaro supone una visita obligatoria si vas a la ciudad de Málaga, y llegar es muy fácil, ya que está en pleno centro histórico. Desde las murallas del castillo podrás acceder a unas vistas panorámicas espectaculares de toda la ciudad e incluso de gran parte de la Costa del Sol. Remontándonos a la época de los fenicios, en nuestra visita al Castillo de Gibralfaro realizaremos un importante recorrido histórico donde presenciaremos todas las etapas por las que ha pasado la ciudad malacitana. 

historia del castillo de gibralfaro

Historia del Castillo de Gibralfaro

El Castillo de Gibralfaro fue edificado en el siglo XIV con la intención de proteger la Alcazaba de Málaga, que era una fortificación palaciega de época musulmana. Su nombre, Gibralfaro, se debe a que originalmente albergaba un faro en su cúspide. Fue utilizado por fenicios y romanos, pero sería Abderramán III quien transformó las ruinas que existían antes de la llegada de los romanos -de origen fenicio-púnico- en una imponente fortaleza, y el rey nazarita Yusuf I la amplió y convirtió en alcázar en el año 1340. 

Se encuentra en una posición elevada y continua a la antigua madina de Malaqa, es decir, al centro histórico de la ciudad, y corona la cumbre del monte Gibralfaro. A sus pies se encuentra el Teatro romano de Málaga, y a su vez se sitúa frente al edificio de la Aduana, actual Museo de Málaga. En pocos metros podemos observar la unión de diferentes culturas: romana, árabe y renacentista. 

Durante la conquista de los Reyes Católicos, en el año 1487, el castillo fue fuertemente asediado durante todo un verano. Finalmente, Fernando el Católico lo tomaría como residencia, mientras que Isabel I de Castilla decidió situar su residencia en la ciudad. El propio Fernando el Católico tomaría el elemento del castillo para configurar el escudo de armas de la ciudad. Durante mucho tiempo fue considerada una de las fortalezas más inexpugnable de toda la península ibérica. 

Compuesta por dos líneas de muralla y ocho torreones, la muralla exterior tiene una unión con la coracha a través de muros zigzagueantes, que prolongan la unión entre el castillo y la Alcazaba. Siguiendo la muralla interior se puede seguir el camino de ronda por el perímetro de la fortaleza. 

El castillo está dividido en dos partes, una superior conocida como patio principal, donde podemos encontrar el actual Centro de Interpretación donde se informa sobre la historia del castillo y de sus ocupantes, la torre mayor, de 17 metros de altura, el pozo fenicio y los baños. Por otro lado, la parte inferior, conocida como patio de armas, alberga los barracones de la tropa y las caballerizas, la torre albarrana o Torre Blanca, que mira hacia el noroeste y conserva un aljibe en su interior, además de dependencias y almacenes. 

Su arquitecto restaurador fue Leopoldo Torres Balbás, y mencionó que la Alcazaba de Málaga era el prototipo de arquitectura militar del periodo taifa del siglo XI, caracterizada por un doble recinto amurallado y gran cantidad de fortificaciones. Su único paralelo es el castillo del Crac de los Caballeros, una fortaleza siria que fue levantada por los Cruzados entre los siglos XII y XIII. 

En la actualidad el castillo permite el acceso a los visitantes, y desde la torre del homenaje podemos tener unas vistas magníficas de toda la ciudad de Málaga, e incluso divisar algunos montes de la cordillera del Rif africana y el estrecho de Gibraltar. 

El Castillo de Gibralfaro fue catalogado como Bien de Interés Cultural, dentro de la categoría de Monumento Histórico Artístico, en el año 1931. En el Centro de Interpretación podemos encontrar una exposición que nos explica, a través de diversos elementos, cómo se desarrollaba la vida cotidiana militar en el castillo. Alberga uniformes militares de los regímenes de cada época, desde el siglo XVI hasta el XX. También alberga una maqueta de la ciudad de Málaga y el conjunto monumental de la Alcazaba y el castillo. 

Curiosidades sobre el Castillo de Gibralfaro

El conjunto de la Alcazaba y el Castillo de Gibralfaro que observamos actualmente es el resultado de un proceso histórico muy largo que se divide en cuatro etapas: periodo islámico (s. X-XV), de la conquista de los Reyes Católicos al siglo XVIII, su abandono y deterioro (s. XIX-XX), y su recuperación como Monumento Histórico Artístico, desde 1930 a la actualidad. 

Según algunos historiadores musulmanes, puede que fuese el rey de taifas bereber, llamado Badis ben Habús, quien ordenó realmente la construcción de la Alcazaba, utilizando mármoles, columnas y estatuas procedentes del teatro romano contiguo. Sin embargo, estos estudios han sido muy cuestionados ya que se ha afirmado que, en lugar de ser una construcción ex novo, fue realmente una restauración del antiguo recinto amurallado de origen fenicio-púnico. 

Durante la conquista de los Reyes Católicos, la fortificación fue utilizada como un bastión musulmán infranqueable para la toma de Málaga. El asedio comenzaría el día 5 de mayo de 1487, y no terminaría hasta el día 19 de agosto del mismo año, cuando los Reyes Católicos entraron finalmente en la ciudad izando la cruz y el pendón de Castilla desde la torre del Homenaje de la Alcazaba. Fue en este momento cuando Fernando el Católico entregaría a Málaga la imagen de la Virgen de la Victoria, una talla alemana que fue le fue entregada por el emperador Maximiliano I, y que se convirtió desde ese momento en la patrona de la ciudad. 

Durante el largo proceso de deterioro, la ciudadela padeció diferentes desastres, entre ellos un terremoto en 1680, o el bombardeo de la ciudad de Málaga por parte de nueve buques franceses en 1693 en la Guerra de los Nueve Años. En 1794, durante la Guerra del Rosellón, albergó la función de cárcel de soldados franceses, y se erigió el Hospital Real de San Luis por orden del Secretario de Estado, Manuel Godoy. 

curiosidades del castillo de gibralfaro

Horarios para visitar el Castillo de Gibralfaro

Los horarios para visitar el Castillo de Gibralfaro difieren en verano y en invierno. El horario de verano es de 9:00 a 20:00h, mientras que en invierno es de 09:00 a 18:00h. 

horarios para visitar el castillo de gibralfaro

Precios para visitar el Castillo de Gibralfaro

Para visitar el Castillo de Gibralfaro encontramos distintos precios. La visita normal vale 2,20 euros, la visita conjunta que incluye también la Alcazaba es de 3,55 euros, la entrada reducida cuesta 0,60 euros, y es para niños de 6 a 16 años, estudiantes, jubilados y pensionistas. También existe una entrada gratuita los domingos a partir de las 14:00h hasta la hora de su cierre. 

precios para visitar el castillo de gibralfaro

Cómo llegar al Castillo de Gibralfaro

El Castillo de Gibralfaro se encuentra en pleno centro histórico de la ciudad de Málaga, por lo que encontrarlo no supone ninguna dificultad. Corona la cima del monte Gibralfaro, y su acceso es posible a través de la entrada que está habilitada al lado del Teatro romano. 

Para llegar a este punto es aconsejable hacerlo a través del transporte público, aunque es posible dejar nuestro vehículo en el aparcamiento de la Plaza de la Marina, aunque suele estar siempre lleno por ser el parking más céntrico de la ciudad. 

Sin embargo, si escogemos el transporte público, podemos llegar desde diversas líneas de autobús. Las que paran cerca del Castillo de Gibralfaro son las líneas 11, 32, 35, 36, 8, A y M-110. Las paradas más cercanas que podemos seleccionar para ir andando desde allí son el Camino de Gibralfaro, a 226 m de distancia; Pinosol, 796m de distancia, Paseo de Reding (Plaza de Toros), a 986m, unos 13 minutos andando; y el Paseo del Parque (Plaza del General Torrijos), a 1020m de distancia, unos 14 minutos andando.