El Palacio del Rey Moro y La Mina secreta

Ronda es conocida por su maravillosa visión del río, atravesado por dos puentes que hacen posible conseguir unas increíbles vistas, tanto de la ciudad como del Guadalevín, que la atraviesa. Dentro de la rica y larga historia de la ciudad de Ronda, con una gran tradición y las numerosas culturas que han formado parte de ella, encontramos muchos miradores, palacios y plazas. Uno de los hermosos palacios que despiertan nuestra curiosidad por su impresionante aspecto y su interesante historia es el Palacio del Rey Moro, dividido en tres espacios de gran importancia: el propio palacio en sí mismo, los Jardines colgantes de Forestier, y la Mina Secreta. ¡Sigue leyendo si quieres descubrir más sobre su apasionante historia!

Informacion sobre el palacio del rey moro

Historia del Palacio del Rey Moro y La Mina secreta

Este conjunto monumental, situado en una franja sobre el borde del acantilado, tiene su origen en el siglo XIV y llega hasta el siglo XX. Está compuesto por tres partes: una mina de agua de época musulmana, una casa neomudéjar y un jardín que fue diseñado por el paisajista francés Jean Claude Nicolas Forestier, y que fue declarado Bien de Interés Cultural en el año 1943. La extensión del conjunto completo es aproximadamente de 3.700 m2, y se eleva sobre el escarpe del Tajo, justo en el lado opuesto a la Puerta de Almocábar y el antiguo Alcázar. 

En el siglo XIV, con la ciudad bajo el control de la dinastía meriní y concretamente durante el mandato del rey Abomelic, hijo del sultán de Fez, algunos miembros de los meriníes controlaban ciudades fronterizas del Reino nazarí, protegiéndose del ejército castellano y favoreciendo al Reino nazarí de Granada. Ronda era un punto crucial de la defensa del reino, y por ello se decidió que debía ser fortificada. De este modo, se creó la mina de agua, que permitía la extracción del agua del río Guadalevín, cuya noria era accionada por esclavos cristianos, que también cargaban los saques del agua hacia el exterior. 

Durante la conquista de Ronda por el ejército castellano en 1485, la mina jugó un papel clave. Las tropas del Marqués de Cádiz atacaron la mina hasta acceder por un flanco débil, ya que conocían la importancia de esta para la defensa de la ciudad sitiada, ya que no contaban con otros aljibes internos. Inhabilitaron la noria, irrumpieron el suministro de agua y, de este modo, consiguieron rendir la ciudad en unos cuantos días. 

El espacio estuvo mucho tiempo sin urbanizar hasta que en el siglo XVIII se levantó una casa sobre la mina. A partir de 1767, pasó a ser pertenencia de distintos miembros que ostentaban el Marquesado de Salvatierra. En 1911 fue vendida a la Duquesa de Parcent, que la renovó totalmente, ampliando y renovando la vivienda en estilo neomudéjar y encargando la realización del jardín. El paisajista que lo realizó era Jean Claude Nicolas Forestier, y había acudido a España para el diseño de los jardines de la Exposición Iberoamericana de 1929 de Sevilla. 

Historia del Palacio del Rey Moro y La Mina Secreta

Partes del Palacio del Rey Moro y La Mina Secreta

La Casa 

Este casón fue construido en el siglo XVIII ya que, en el año 1911, la Duquesa de Parcent, llamada Trinidad von Scholtz Hermensdorff, se hizo con él y lo convirtió en una imponente y atractiva casa de estilo neomudéjar. En la actualidad, La Casa está siendo restaurada y rehabilitada para poder volver a permitir las visitas, por lo que no está permitida la entrada. 

Esta casa era el núcleo principal del conjunto monumental que constituye realmente la Casa del Rey Moro: una suma de varias construcciones. La estructura de la casa es la habitual de las casas andaluzas que eran proyectadas para la aristocracia, es decir, su estructura consistía en distintas habitaciones que se distribuyen alrededor de un patio y que se distribuyen en dos alturas. Con la adquisición de la casa por parte de la duquesa, ésta renovó la zona de la vivienda íntegramente. Compró casas aledañas, derribando las del lado este con la finalidad de construir un jardín, mientras que las del oeste fueron incorporadas al núcleo principal, y se reconstruyó en estilo neomudéjar. 

Partes del Palacio del Rey Moro y La Mina Secreta

Los Jardines de Forestier

Después de que la duquesa adquiriera los terrenos donde actualmente se ubica este jardín, le encargó el diseño al paisajista de origen francés Jean Claude Nicolas Forestier, que se inspiró en el jardín hispanomusulmán y en los jardines franceses por su geometría. Actualmente ha sido catalogado Bien de Interés Cultural. Este jardín recuerda a los jardines de la Alhambra o a los del Real Alcázar de Sevilla por su influencia del arte hispanomusulmán, integrando plantas aromáticas y frutales, que se adaptan al clima de Ronda y se ordenan mediante parterres geométricos, siguiendo la tradición paisajística francesa. 

Se divide en tres terrazas con un pequeño desnivel entre cada una, enlazadas por escaleras y unidas por agua en movimiento. En la terraza superior se instaló una fuente que vierte su agua mediante un canal que circula hasta el estanque de la terraza inferior. El canal tiene avenidas para pasear a los lados, y evoca al típico jardín-huerto de la tradición islámica, que desarrolla sus jardines en patios con acequias. 

La Mina Secreta

La Mina de Agua es del siglo XIV, de época nazarí, y representa uno de los ejemplos de ingeniería hidráulica del Reino Nazarí mejor conservados en España. Fue construida con la finalidad de mejorar las defensas de la ciudad, aprovechando una de las grietas que se formaron de manera natural en la pared del río. Se procedió a excavar una galería de manera que se pudiera extraer el agua por medio de una noria, y de este modo suministrar de manera segura a la población en caso de asedio. Es decir, esta mina, junto con las murallas de Ronda, formaba parte de su sistema defensivo. 

La construcción se realizó en tiempos del gobierno del Rey Abomelic en la ciudad. En el descenso podemos ubicar la Sala de la Noria, que albergaba la gran noria que servía para extraer el agua. La galería era muy estrecha e impedía el acceso a animales, por lo que este sistema era accionado por esclavos cristianos, que cargaban los zaques de agua y subían con ellos por la galería de camino a la ciudad. Más abajo se fortificaba esta construcción mediante una torre, en cuyo interior podemos encontrar la Sala de Armas, que alojaba la guarnición y desde donde se repelían los ataques de flechas o líquidos hirviendo.

Para fortificar aun más la defensa existía un pozo en un nivel inferior. Éste se situaba en la Sala de los Secretos, cuyo nombre se debe al efecto sonoro producido por su cúpula, ya que una voz que susurre en una de las esquinas es capaz de multiplicar su sonido hasta ser oída con claridad desde otra de las esquinas. En la parte más baja de la torre se ubicaba una pequeña puerta que se abría hacia el río y servía para facilitar la huida. 

Horarios para visitar el Palacio del Rey Moro y La Mina secreta

El horario de apertura es de 10:00 a 20:00 todos los días de octubre a abril, mientras que, de mayo a septiembre, durante el horario de verano, éste se amplía de 10:00 a 21:30. 

Horarios para visitar el Palacio del Rey Moro y La Mina Secreta

Cómo llegar al Palacio del Rey Moro y La Mina secreta

El conjunto monumental se encuentra ubicado en uno de los lados del río Guadalevín, salvando el Tajo de Ronda, por lo que encontrarlo no presenta ninguna dificultad al llegar a Ronda. Concretamente se encuentra en la calle Cuesta de Santo Domingo, 9. 

Cómo llegar al Palacio del Rey Moro y La Mina Secreta

Curiosidades sobre el Palacio del Rey Moro y La Mina secreta

El primer propietario de la casa fue Jacinto Salvatierra, que la poseyó desde 1767 y colocó una portada en la vivienda con el escudo de armas de su linaje que, sin embargo, no se conserva pues fue destruido. Posteriormente sería heredada por sucesivos parientes hasta llegar el siglo XX, cuando fue adquirida por el multimillonario Lawrence Perin, que se encargó de situar el conjunto monumental en el foco de atención de académicos y estudiosos de la historia y la cultura rondeñas. 

Trinidad von Scholtz Hermensdorff fue la propietaria de la casa desde 1911, y decidió remodelarla en estilo neomudéjar. El neomudéjar es un estilo artístico y arquitectónico desarrollado en la Península Ibérica desde finales del siglo XIX a principios del XX. Es un estilo que está enmarcado dentro de las corrientes orientalistas de la arquitectura historicista europea. Este estilo se relaciona con construcciones de carácter festivo y de ocio, como salones, casinos, plazas de toros y saunas. Uno de los grandes representantes de este estilo artístico sería, por ejemplo, Aníbal González Álvarez-Ossorio, que fue el artífice de la Plaza de España de Sevilla, realizada para la Exposición Iberoamericana de 1926. 

Curiosidades sobre el Palacio del Rey Moro y La Mina Secreta

Por otro lado, el estilo neomudéjar en viviendas pasó a ser muy célebre en los caseríos de los nuevos barrios de Madrid, en ocasiones más modestas y otras veces mucho más elaboradas, como es el caso de algunas viviendas colectivas burguesas de Marqués de Cubas y Francisco Jareño. El material principal de este tipo de edificaciones es el ladrillo, bastante barato, y los modelos de viviendas se reproducen de unas a otras, por lo que la mano de obra tampoco era costosa. Desgraciadamente, gran parte de todo este patrimonio ha sido demolido por la presión inmobiliaria. 

Podemos deducir fácilmente que el neomudéjar se inspira en el arte mudéjar, un estilo artístico desarrollado en los reinos cristianos de la península ibérica que incorporaba numerosas influencias en sus elementos y materiales del estilo hispanomusulmán. El florecimiento de este estilo derivó de la convivencia de diferentes culturas durante la España medieval, un fenómeno exclusivamente hispánico que se dio durante los siglos XII y XVI, mezclando diversas corrientes artísticas cristianas (románico, gótico y renacentista), y musulmanas al mismo tiempo, sirviendo de eslabón entre el arte cristiano y el islámico.