¿Qué hacer en Ronda?

Es una localidad que ofrece infinidad de opciones. Callejear por la plaza del Socorro y los alrededores, uno de los lugares más concurridos e idóneos para tomar un refrigerio, y hacer un alto en el camino. Allí hay terrazas y muchos espacios para socializar. También se pueden recorrer sus murallas hasta encontrar la elevación desde la que divisar su excepcional paisaje, así como encontrar algunos de sus miradores espectaculares que ejercen de atalayas naturales, como el Balcón del Coño o el de Aldehuela. Además, Ronda cuenta con un horizonte visual escandaloso: la Serranía que abarca tres parques naturales. El de Los Alcornocales –el último reducto de Selva en Europa–, el de Grazalema –otro espacio sorprendente situado a una altura de 1500 metros sobre el nivel del mar– y el de la Sierra de las Nieves –donde se ubica una de las cuevas más profundas del mundo–.

Aparte de las opciones que ahora os pasamos a detallar desde Oway, también os recomendamos no quitarle un ojo de encima al barrio de San Francisco, uno de los lugares más apacibles e idiosincráticos de Ronda donde se mezclan los niños jugando en la calle con las tiendas de toda la vida. Y tampoco dejar de visitar otros pueblos preciosos de la provincia porque, además de sus increíbles prestaciones, Ronda se presenta como una localidad estratégica para acabar visitando también Antequera, Mijas, Frigiliana, Nerja o Marbella. Pueblos blancos que también harán las delicias del viajero.


Disfruta de las vistas a través de sus miradores

Destacan el Mirador de Aldehuela y el de Balcón del Coño. Empezamos por este último, situado en La Alameda del Tajo. Se llama Balcón del Coño porque lo primero que exclamas cuando te asomas es algo parecido a: “qué alto está, coño”. Y tras años y años de visitantes, la recurrencia ha calado hasta el punto de bautizar a este maravilloso enclave natural como El Balcón del Coño. Tiene precisamente la forma de un balcón y se levanta sobre la nada, se trata de una introducción arquitectónica hacia el vacío, un aparte en el que contemplar la inmensidad de la serranía y tirar unas fotos escandalosamente buenas. El de Aldehuela tiene su encanto e impresiona. Desde una posición más confortable, se puede apreciar toda la serranía de Ronda.

Los Jardines de Cuenca en Ronda

En la cornisa del Tajo de Ronda, se extienden diferentes terrazas escalonadas que representan los jardines denominados de Cuenca porque se trata de una ciudad hermanada con Ronda. También desafían a la gravedad y proporcionan de nuevo unas vistas sensacionales sobre el cañón que preside al río Guadalevín. Se pueden visitar tranquilamente y pasear plácidamente por ellos, observando los distintos tipos de flores y plantas, así como la cantidad de aromas. Un sitio que rebosa paz y elegancia, y tiene un acceso totalmente gratuito.

Contempla las murallas desde el barrio árabe

La zona árabe de Ronda es sencillamente preciosa, digna de ver y contemplar. Ya no solo sus murallas sino también sus puertas islámicas y otros vestigios de una civilización fascinante desde muchos puntos de vista. Las murallas rodean la ciudad y están por todos los lados. Ronda es como una perfecta fortificación, una esencia coqueta y elegante situada en las alturas y rodeada de forma pétrea y vetusta. Destaca la puerta de Almocábar, situada más al sur de Ronda. Se recomienda hacer un recorrido bordeando estas murallas que delimitaban la Medina musulmana y también acabar ascendiéndolas para tener una vista panorámica de Ronda.

La magia de la ciudad iluminada de noche

Si ya impresiona de día, imaginaros de noche. Ver el Puente Nuevo iluminado, así como los edificios más emblemáticos es una auténtica gozada. Concretamente, desde los molinos del Tajo, que data del siglo XIII y que son de estilo árabe. Esto es, desde los pies de la garganta. Cada noche se ilumina el puente para conferir una imagen sensacional a un pueblo lleno de encanto.

Más Guías de interés