El Real Alcázar de Sevilla

 

 

Sin duda, el Real Alcázar es el principal edificio civil de la capital. Constituye un edificio de gran complejidad en volúmenes, cronología y funcionalidad. Históricamente ha servido de sede de diferentes dignatarios, príncipes musulmanes y reyes castellanos. Desde 1931 es propiedad municipal, aunque continúa siendo la residencia en las visitas reales. Su funcionalidad en la actualidad, además de residencia Real, es la celebración de actos protocolarios municipales y privados, foro cultural, aula universitaria y monumento turístico. Desde 1987 está inscrito en la Lista de Patrimonio Mundial Cultural y Natural de la UNESCO. 

Los periodos islámicos y en los cristianos, ha sido heredera de su huella, en forma arquitectónica o paisajista. De este modo, el perfil y aspecto que nos ofrece es el resultado de una serie de construcciones y destrucciones efectuadas a través de la historia de la ciudad. 

Historia del Real Alcázar de Sevilla  

El primitivo Alcázar lo traza Abdallah ben Sinan a comienzos del siglo X (914). La muralla de aquel periodo califal que hoy envuelve el patio de banderas se situó justo en el lado occidental de lo que fuera la calzada romana que conducía a Orippo, al puerto fluvial y al foro romano. Los reyes taifas, que gobernaron en el siglo XI, realizaron nuevas ampliaciones del palacio califal, dirigiéndose hacia poniente, buscando el cauce del río Guadalquivir como foso natural. Es en la etapa almohade, cuando Sevilla se convierte en capital del nuevo imperio marroquí, cuando se llevan a cabo las obras más importantes de ampliación. En los anteriores recintos, califales y abbadita, se reconstruyen nuevos palacios, de los cuales han llegado hasta nuestros días importantes y conocidos vestigios, como el conocido lienzo del Yeso. En la Reconquista cristiana, el rey Fernando III toma posesión del Alcázar, encontrándose con un conjunto palatino de unas dimensiones poco conocidas en los territorios castellanos. Mucho debió gustarle las sinuosas formas heredadas de la conquistada cultura musulmana, ya que 3 años después, en 1252, muere en el recinto palaciego. Es su hijo, el rey Alfonso X, quien manda transformar algunas de las antiguas estructuras almohades para construir su palacio gótico. Este palacio se componía de cuatro salas, dos paralelas al patio del Crucero almohade y otras dos perpendiculares, situadas en los extremos de las anteriores. El palacio mudéjar fue mandado hacer por el rey Pedro I, continuando en la línea de su padre con alarifes y carpinteros de origen musulmán, procedentes de Sevilla, Granada y Toledo. Se utilizaron materiales perecederos, como son la cerámica, el yeso y la madera. Por tanto, nos encontramos con un edificio con un edificio históricamente cristiano pero artísticamente musulmán. 

historia sobre el real alcazar

Con el siglo XVI se aumentan considerablemente las rentas alcazareñas, gracias a los años del puerto y puerta de las Indias. Se realizan las obras más importantes del palacio mudéjar, completando las dependencias del rey D. Pedro. Asimismo, el control de los enseres y bienes procedentes del nuevo mundo, hace que la reina Isabel la Católica decida la creación de la Casa de Contratación de las Indias que en definitiva se trata de un conjunto de almacenes de la que hoy queda únicamente la sala de Audiencias, un espacio rectangular conocido como Cuarto del Almirante. En el siglo XVII, el recinto se va a ver enriquecido con nuevas e importantes obras por la visita a la ciudad de Felipe III. Siguiendo las órdenes del alcalde y del primer ministro, los arquitectos se centraron en los jardines y en modernizar de manera general los edificios. Uno de los espacios que en esta época se pierde es el Patio del León, ya que sirviendo como el mayor teatro de la ciudad, fue pasto de las llamas a finales de esta centuria. Con el reinado de Carlos II se realizan obras de conservación. Y es con la llegada de la primera etapa borbónica cuando el recinto gozaría de la ampliación de la portada del apeadero y la construcción de la Armería Real, hoy destinada para salas de exposiciones. 

En el reinado de Fernando IV, el terremoto de Lisboa causa estragos en diversas zonas del Alcázar, siendo necesario apuntalar la galería de grutescos y los baños de Doña María de Padilla en el plano inferior del jardín del crucero. Con Carlos III se construye el corredor entre el apeadero y el patio de la Montería, y se levanta la crujía desaparecida del palacio gótico con un pórtico adyacente de traza clasicista. En el reinado de Isabel II, va a servir como residencia a los duques de Montpensier durante unos años, y para su acomodo realizaron importantes obras de restauración, especialmente en el palacio mudéjar. En los tiempos pretéritos, son numerosas las obras de conservación que se han ido manteniendo gracias al seguimiento de su propietario, el Ayuntamiento de Sevilla. 

partes del real alcazar de sevilla

 

Partes del Real Alcázar de Sevilla 

Como hemos visto a través de su historia, los Reales Alcázares son una sucesión de espacios, correspondientes a los diferentes momentos históricos que ha vivido la ciudad, en ello se refleja el gusto artístico y los intereses propagandísticos de los diferentes gobernantes. A continuación, vamos a desarrollar las partes más importantes del monumento y jardín, con sus diferentes estancias para que no te pierdas los entresijos de su historia. 

Palacio gótico

Es Alfonso X el Sabio quien manda a transformar antiguas estructuras almohades y decide construir su palacio gótico. Formado de cuatro salas que se cruzan perpendicularmente y cubiertas con bóvedas de nervaduras. En el exterior, recios contrafuertes tratados como torres almenas y torres ocupando los cuatro ángulos de las salas que en su interior ocultan escaleras de caracol. Durante el siglo XVI, estas estancias se las conocían como “Salas de las Bóvedas o de las Fiestas”, porque en ellas se celebraban los banquetes de bodas o festines. Es en este periodo cuando goza de una intensa remodelación que dulcifica su austeridad medieval con las piezas renacentistas. Como consecuencia del terremoto de Lisboa en 1755, el palacio resintió el hundimiento de su nave septentrional, lo cual fue mandado a reconstruir por el rey Carlos III. En la actualidad lo que apreciamos por tanto es la intervención tardobarroca, aunque en los últimos años se han realizado trabajos en las yeserías, en sus bóvedas, en las puertas, la solería, y el zócalo de mármol.  

palacio gotico real alcazar de sevilla

Palacio de Pedro I 

La fachada principal del palacio mudéjar cierra el testero de fondo del patio de la Montería, y se organiza con dos cuerpos laterales de doble altura, el inferior con arcos de medio punto enmarcados por alfices y apeados sobre pilares de sección rectangular construidos en ladrillo, mientras que el superior está compuesto por un gran arco central, también de medio punto, apoyado en pilares de ladrillo y adornado en sus enjutas por atauriques, flanqueado a cada lado por grupos de tres arquillos peraltados sobre columnillas de mármol, prolongadas en paños de sebka. Las galerías superiores enmarcan las ventanas de los salones principales del palacio alto, adornadas a su vez con yeserías ejecutadas después de la conquista del reino de Granada, como lo indican las granadinas heráldicas que las adornan. En el cuerpo central, la piedra, la cerámica, la madera tallada y el ladrillo se combinan unitariamente a pesar de ser ejecutado por artesanos de diferentes tradiciones decorativas. En el dintel se encuentran lemas alusivos a Alá y la grandeza del rey D. Pedro. 

palacio de pedro real alcazar sevilla

En su interior encontramos el Salón de Embajadores, el centro del área pública. Tiene planta cuadrada y está cubierto con una cúpula lignaria de tracería mudéjar respondiendo a la tipología islámica de la Qubba. Su interior recibe la decoración más suntuosa y delicada del palacio mudéjar, zócalos alicatados, paramentos que poseen arabescos, atauriques y epigrafía con una rica variación cromática. En la parte superior se sitúa la galería de efigies de los reyes de Castilla desde tiempos de los godos hasta Felipe III, un total de cincuenta y seis reyes. El espacio se cierra por la cúpula, que partiendo de una estrella de doce puntas, descansa sobre trompas de mocárabes. De la planta alta del palacio, sobresale el despacho y el dormitorio del rey D. Pedro, de construcción coetánea con la planta baja, además del oratorio de los Reyes Católicos. 

Casa de la Contratación

Cuando Cristóbal Colón protagonizaba su cuarto viaje por el litoral centroamericano, los Reyes Católicos firmaban en Madrid la creación de la Casa de la Contratación con sede en la ciudad de Sevilla para el control del tráfico con las recién descubiertas tierras del Nuevo Mundo. El lugar escogido estaba orientado hacia el río, muy próximo y perfectamente comunicado. Hasta 1717 permaneció en este inmejorable emplazamiento, cuando se trasladó a Cádiz. 

Casa de la contratacion real alcazar de sevilla

La que hoy apreciamos es una pieza cuadrada cubierta por una rica techumbre de madera de labores geométricas del siglo XVI, pintada y dorada. El espacio esta presidido por un altar-retablo con la virgen de los Mareantes o del Amparo de los Navegantes procedente de la desaparecida Capilla. Este cuarto es una sala rectangular que hoy sirve como un espacio de uso cultural y oficial, decorada con cuadros de los siglos XIX y XX, mas el lienzo que representa “Las postrimerías de San Fernando” de Virgilio Mattoni (1887) y que es propiedad del Museo del Prado. 

 

Jardines 

El Palacio conserva siete hectáreas de jardines de los diecisiete mil metros cuadrados de edificaciones. Sus jardines se pueden dividir en dos partes, una occidental desarrollada ante el edificio del Alcázar con los jardines renacentistas, y otra oriental separadas por los restos de la muralla almohade. 

En la sección occidental se van sucediendo el Jardín del Príncipe, el Jardín de los Infantes o de las Flores, el Jardín de la Calera, el Jardín de Troya, el Jardín de la Danza y el estanque de Mercurio. Todos ellos renacentistas, compartimentados, decorados con fuentes y portadas manieristas, y sin vinculación entre ellos. Estos enlazan con la herencia musulmana. El Jardín del Príncipe es el más antiguo de esta serie. Toma su nombre porque está adosado al Cuarto del Príncipe Juan, hijo de los Reyes Católicos. En un nivel más bajo, y separado de una galería barroca, está el Jardín de los Infantes o de las Flores, con un estanque acodado en el muro forrado de azulejos de 1561. Le suceden el Jardín de la Galera, el Jardín de Troya, el Jardín de la Danza y el Estanque de Mercurio. En época musulmana, estos jardines formaban un solo jardín abierto, pero en el reinado de Carlos V se ordenó según el gusto italianizante. 

Jardines del real alcazar de sevilla

El lado oriental del estanque del Mercurio está cerrado por la Galería de Grutescos, realizado a comienzos del siglo XVII y aprovechando un antiguo lienzo de la muralla almohade. Este se prolonga con un mirador hacia los jardines orientales. 

En el siglo XVI, sobre el trazado de la huerta islámica se organizó el gran Jardín de las Damas o de las Cruces. Los setos se coronan con figuras de ninfas de topiaria. La fuente de Neptuno, en el centro del patio, es una obra genovesa de mármol coronada por una escultura de bronce del dios realizada por Bartolomé Morell. Adosado a este jardín encontramos el de la Alcoba, levantado en tiempos del emperador Carlos V sobre lo que habría sido un oratorio y el cementerio real andalusí. El pabellón de Carlos V protagoniza este jardín, decorada con azulejos y yeserías con motivos mudéjares y renacentistas. En este jardín también se encuentra el Cenador del León, con forma de capilla tras un estanque rectangular con una fuente con un león rampante. Más hacia el sur encontramos el Laberinto, con el Jardín Inglés, el Jardín del Marqués de la Vega Inclán o Jardín del Retiro, el Jardín de los Poetas, el Jardín del Chorrón y el Jardín de la Alcubilla.

Curiosidades sobre el Real Alcázar de Sevilla 

-Dentro del palacio del Rey D. Pedro encontramos uno de los patios que más gusta a sus visitantes, el Patio de las Muñecas, ya que esconde un reto para todo aquel visitante que se mueva en el ambiente de los misterios. Encontrar las nueve caritas de muñecas que se encuentra por el patio que da su nombre

-La leyenda cuenta que en la Sala de los Azulejos del palacio de D. Pedro se puede apreciar las manchas de sangre que el rey hizo derramar tras la degollación de su hermano D. Fadrique a causa de una infidelidad con su esposa. Enzarzados en disputa, el rey acabó con la vida de su hermanastro con una daga, manchando todo el suelo de mármol que hoy podemos ver. 

-Ha sido escenario de numerosas películas y series de televisión, como el escenario perfecto de la serie Juego de Tronos. 

-Endeudado por las deudas del Estado, el Duque de Osuna, D. Mariano Téllez Girón, regaló una de las puertas pertenecientes al Palacio de los Duques de Arcos localizado en Marchena. Dicha puerta fue desmontada y por deseo de Alfonso XIII trasladada al Real Alcázar. La puerta se desmontó pieza a pieza para ser trasladada, y en su sitio se volvió a montar. 

 

Horarios para visitar el Real Alcázar de Sevilla 

Se encuentra abierto todos los días, salvo los días del 1 y 6 de enero, Viernes Santo y 25 de diciembre. De octubre a marzo su horario es de 09.30 horas hasta las 17.00 horas. Y de abril a septiembre de 09.30 horas hasta las 19.00. La visita general del monumento y jardines es de dos horas, por lo que se recomienda ir con tiempo suficiente para disfrutar de su entrada. Si lo que queremos es una visita en detalle, necesitaremos unas tres horas. Además, es muy agradable el paseo por los jardines por lo que también puede ser motivo de demora. 

Precios para para visitar Real Alcázar de Sevilla 

La entrada general al recinto de palacio y jardines es de 11,50 €, en el caso de jubilados y estudiantes de 17 a 25 años, de 4,50 €. Para visitar el Cuarto Alto, el precio de la entrada adicional es de 4,50 €. Adquirir la audioguía tiene un coste de 6 € que tendrá que abonar en la taquilla de acceso.

La entrada gratuita se reserva para las personas con discapacidad, menores de 16 años, los nacidos o residentes en Sevilla capital y los lunes de 18.00 a 19.00 horas de abril a septiembre, y de 16.00 a 17.00 horas de octubre a marzo. 

Recuerda que para ahorrar largas colas de espera, se pueden adquirir las entradas online desde la web oficial https://realalcazarsevilla.sacatuentrada.es/, con un recargo de 1 €. 

Cómo Llegar al Real Alcázar de Sevilla

Acceder al Alcázar es muy sencillo, se hace a pie desde la Puerta del León, en la Plaza de la Concordia. En esta puerta hay dos entradas, para grupos y reserva previa, y otra para la compra de tickets. Se encuentra a escasos metros de la Catedral y del Archivo de Indias. 

Para llegar lo podemos hacer de numerosas formas, ya que el metrocentro o tranvía nos deja en la puerta del Archivo de Indias, el taxi puede acceder hasta la puerta, y los coches de caballo tienen su parada en la misma plaza. También diferentes líneas de autobús nos deja relativamente cerca del Alcázar, y su paseo puede servirnos de introducción a lo que nos espera en su interior.

como llegar al real alcazar de sevilla