logo

La Puerta de Jerez

Sevilla tiene muchos rincones especiales, por ejemplo, la Puerta de Jerez, un lugar con mucha historia a sus espaldas y que sin duda tienes que incluir en tu lista de lugares que visitar en Sevilla.

La Puerta de Jerez no es una puerta. ¡Es una plaza! Y no una cualquiera, sino una de las plazas peatonales más importantes de Sevilla ya que es, nunca mejor dicho, puerta de entrada a la zona monumental de Sevilla.

 Historia de la Puerta de Jerez

La Puerta de Jerez debe su nombre a la puerta antigua de Jerez que estaba emplazada en la actual plaza. Este rincón no era solo uno de los accesos de la muralla que por aquel entonces protegía la ciudad de Sevilla, sino que, desde ella, se daba inicio al camino de la ciudad hispalense hasta Jerez de la Frontera.

La Puerta de Jerez era una puerta de entrada a la ciudad. Sin embargo, no era la única puerta de la antigua muralla de Sevilla. De hecho, había 13 puertas y 5 postigos. Todas ellas fueron construidas por los romanos y reconstruidas y fortalecidas en más de una ocasión cuando Híspalis vivía bajo mandato islámico.

En 1864 desapareció la fortificación de la ciudad y con ella la Puerta de Jerez, que respondía al estilo neoclásico y que, en realidad, era una sustituta de la verdadera e histórica Puerta de Jerez desde 1846, cuando la original fue derribada. Desde entonces la puerta dejó de ser puerta, aunque todavía le quedaban unos años para convertirse en plaza y en inicio del centro peatonal de Sevilla.

Al derribarse la muralla en 1864, este espacio abierto era la continuación de los jardines de Cristina y la calle de San Fernando. Sin embargo, en el centro había toda una serie de casas. Este paisaje cambió a principios del siglo XX, un momento muy importante para la ciudad que se preparaba y transformaba con motivo de la Exposición Iberoamericana de 1929. Fue por aquel entonces cuando, por ejemplo, se construyó lo que hoy en día conocemos como Avenida de la Constitución.

Con la construcción de esta avenida, entre 1927 y 1928, cuando desaparece la manzana y, por fin, podemos hablar de la Puerta de Jerez como plaza. Aunque no con ese nombre precisamente. En un principio, se decidió denominar esta ágora como Plaza de Andalucía, pero a partir del año 36 pasó a llamársele Plaza de Calvo Sotelo. Y así fue hasta no hace tanto, en 1980 cuando oficialmente recibió el nombre de Puerta Jerez, su viejo nombre, ya que para los sevillanos la plaza siempre fue la Puerta de Jerez.

Aunque la renovación de este espacio en una plaza respondía en parte a las obras con motivo de la Exposición Iberoamericana de 1929, tampoco hay que olvidar que esta transformación también había estado siempre en la mente del comisario conde de Colombí, quien siempre soñó con unir la Sevilla histórica que pertenecía antiguamente al interior de las murallas con el recinto que ocuparía el certamen internacional.

Siendo casi al completo una plaza peatonal, esta ágora de Sevilla es el lugar idóneo para disfrutar de la belleza hispalense de sus edificios.

En el centro de la Puerta de Jerez destaca la conocida como Fuente de Híspalis. Pero también hay otros edificios importantes como el Hotel Alfonso XIII, que se construyó debido a la Exposición de Sevilla de 1929, el Palacio de Yanduri, la Casa de los Guardiola o la Capilla de Santa María de Jesús.

Además, gracias a la peatonalización que ha sufrido la plaza, también queda conectada con los Jardines de Cristina. Por todo ello, se ha convertido en un lugar idóneo para que turistas y locales paseen por la zona o se sienten en algunos de sus bancos mientras disfrutan de las cálidas temperaturas de la ciudad, excepto en verano. A pesar de ser una plaza peatonalizada, por ella pasa el tranvía.

Cabe mencionar un detalle respecto a la muralla que fortificaba a la ciudad. Dice la leyenda que fue César el primero en fortificar Sevilla y esa leyenda está recogida en una lápida que se encontraba en la antigua Puerta de Jerez. La lápida se encuentra hoy en día en la calle Maese Rodrigo y en ella puede leerse el siguiente texto: «Hércules me edificó, Julio César me cercó de muros y torres altas, y el rey santo me ganó con Garci Pérez de Vargas”.

 

Fuente de Híspalis

Se llama Fuente de Híspalis y es obra de Manuel Delgado Brackembury. Un lugar idóneo para tomar algunas fotografías y que quizás te recuerde a la famosa Plaza de Cibeles en Madrid. Y es que ambas tienen algo en común y es que es el lugar donde Sevilla Fútbol Club y Real Madrid, respectivamente, celebran sus logros deportivos.

Un detalle curioso de la fuente hace referencia a los cuatro niños que aparecen en ella. Eran conocidos popularmente como “los meones”, aún incluso cuando realmente no estaban en esa posición. En 1939 el alcalde de la ciudad, Eduardo Luca de Tena, decidió retirarlos. Y hasta 2015 no se hicieron unas copias del mismo tipo de piedra y fueron colocados nuevamente para que la fuente de Sevilla tuviera el mismo rostro que a sus inicios. Por otra parte, cabe destacar que las esculturas de la fuente representan a la ciudad.

Hotel Alfonso XIII

Construido también con motivo de la Exposición Iberoamericana, cambió de nombre con la Segunda República, y pasó a llamarse Hotel Andalucía Palace, aunque recuperó su nombre original tras la Guerra Civil y lo mantiene hoy en día. Algunas escenas de la película Lawrence de Arabia se han rodado en este hotel que está considerado Bien de Interés Cultural desde 1998.

El hotel responde a una arquitectura historicista, algo característico de los edificios que se construyeron para la Exposición de 1929. En este sentido, tanto su fachada como su interior cuentan con elementos y detalles decorativos elaborados con materiales como el ladrillo, la madera, la cerámica o el yeso, todos ellos típicos de la región.

Capilla de Don Rodrigo

La Capilla de Don Rodrigo, último vestigio de la capilla que pertenecía a la Universidad Santa María de Jesús.

Se ubica en el barrio de Santa Cruz, en el Casco Antiguo de la ciudad de Sevilla, al final de la avenida de la Constitución, dando su fachada lateral del lado de la epístola a la puerta de Jerez y el ábside a la calle San Gregorio.

 

 

 Palacio de Yanduri

El Palacio de Yanduri es digno de mención. Construido por los marqueses del mismo nombre, aquí fue donde nació el poeta Vicente Aleixandre en 1808 cuando el edificio era la antigua Intendencia.

El palacio de Yanduri es una suntuosa mansión y joya arquitectónica de comienzos del siglo XX situado en la Puerta de Jerez, en la ciudad de Sevilla. Fue construido entre 1901 y 1904 por los marqueses de Yanduri, se cree que reproduciendo unos planos franceses.

Monumento a la Generación del 27

El monumento más nuevo y reciente de la plaza se inauguró en 2011 en la zona más cercana a los Jardines de Cristina. Se trata del Monumento a la Generación del 27, una fuente-manantial dedicado a los poetas de dicha generación.

Situado frente al Paseo Vicente Alexandre (poeta que perteneció a esta generación), este monumento consiste en una fuente ornamental coronada por la musa de la poesía, sobre una cascada alegórica del nacimiento de un río que baja abriéndose en cascada.

El monumento fue realizado por el arquitecto Antonio Barrionuevo Ferrer en mármol de Macael y pizarra verde. La escultura de la musa es obra de César Portela.

 

 

 

Nuestros tours más solicitados

Artículos relacionados

Ronda es uno de los pueblos con más encanto de toda la provincia malagueña Todos los turistas que la visitan terminan completamente enamorados de ella y es

Es cierto que lo más atrae a los visitantes a Málaga son sus playas el sol el ambiente la diversión y el mar azul Pero esta ciudad

El año tiene un montón de fiestas para celebrar en familia en convivencia con ilusión 8230 pero hay algo en la Navidad que se vive con más