La Puerta de la Tierra

Pocas ciudades pueden presumir de mantener partes visitables de su muralla. En Cádiz no sólo puedes verla si no pasear por encima de la fachada principal que daba la bienvenida a aquellas personas que se acercaban a la localidad. Labrado en mármol, este emblemático monumento marca el fin de la villa de Cádiz y todo aquello que antaño era extramuros. Nada queda ya de su labor defensiva pero si de su capacidad patrimonial, histórica y artística.

informacion sobre la puerta de la tierra

Historia de la Puerta de la Tierra

Se trata de uno de los últimos restos que quedan de la antigua muralla de Cádiz. Los inicios de la construcción datan del siglo XVI ya que la antigua fortificación medieval no era capaz de seguir conteniendo la expansión del Cádiz moderno. En 1574 se le añadieron dos baluartes lo que constituye la primera ampliación. No obstante a estructura de la Puerta de la Tierra responde más bien a las reformas operadas en el siglo XVIII. El diseño es de Torcuato Cayón quien planteó las obras más al modo de un retablo religioso que de un espacio defensivo. Realizada en mármol la fachada reproduce un arco del triunfo que funciona como entrada a la ciudad. Sobre la puerta aparecen la fecha de finalización de las obras, el escudo real y el municipal. En los extremos se encuentran los baluartes de San Roque y Santa Elena. En la segunda mitad del XIX se le añade un torreón para posibilitar la comunicación con Ministerio de la Gobernación de Madrid. Funcionaba como una línea de telegrafía óptica y estuvo vigente hasta la llegada de la estación de telegrafía eléctrica a la ciudad. Por aquel tiempo se la denominaba comúnmente Torre Mathé por el director del Cuerpo de Telégrafos. La llegada del siglo XX trajo consigo un nuevo aumento demográfico y la aparición del coche lo que hizo que se planteara seriamente derribar el monumento que ahora carecía de función. Finalmente se optó por abrir arcos para la entrada de vehículos y rellenar los fosos. A partir del 2013 se abrió definitivamente para el público dejando que las personas puedan caminar por su paseo superior.

historia de la puerta de la tierra

Horarios, precios y ubicación para visitar la Puerta de la Tierra

Como es lógico la Puerta de la Tierra se encuentra en el casco histórico de la ciudad siendo de hecho uno de los monumentos que marcan su fin. Concretamente está en la Plaza de la Constitución, s/n y es perfectamente accesible a pie o en bicicleta. Existen dos horarios uno de invierno y otro de verano. El primero va del 1 de octubre al 31 de marzo de lunes a viernes por la mañana de 9.30h a 13.30h y reanuda las visitas de 16.30 a 18.30h. Los sábados solo abre de mañana  de 10.00 a 13.00h y los domingos permanece cerrado. Las visitas estivales, del 1 de abril al 30 de septiembre, son de lunes a viernes de 09.30 a 13.30h. Por la tarde se amplían las horas de 18.15 a 20.15h pero los sábados se unen a los domingos donde el monumento se cierra. Si planeas ir un festivo se recomienda preguntar por adelantado antes de ir. La entrada es gratuita pero solo te permite pasear por el recinto y no subir al torreón. Además si tenías pensado llevar a tu mascota es mejor que no lo hagas porque no tienen permitido el acceso.

horarios de visita de la puerta de la tierra

Curiosidades sobre la Puerta de la Tierra

Estos restos sirven de límite entre lo que popularmente se conoce como Cádiz o Cádiz Cádiz, que respondería al área delimitada como centro histórico, y la zona Extramuros también llamada como Puerta Tierra. Aunque la estructura de la muralla responde a la reforma del siglo XVIII aún a día de hoy es posible ver la primitiva puerta del XVI. Además del recinto en su interior es posible visitar el Museo Litográfico, cuya colección versa sobre la industria del diseño en el Cádiz decimonono, y el Museo del Títere, que cuenta con marionetas de todo el globo. En su explanada central también se encuentran los arcos de triunfo que daban acceso al puerto. Se los conoce como San Servando y San Germán, porque tienen como advocación a los patronos de la ciudad. Son de factura genovesa de finales de la Edad Moderna. Para añadir más misterio según las leyendas populares alrededor de la Puerta de la Tierra se construyó un sistema de túneles subterráneos. Esta serie de galerías recibían el nombre de María Moco ya que según los cuentos locales este espacio servía como vivienda a las personas más pobres de la ciudad. Por lo tanto María habría nacido en este lugar y, para asustar a los niños, se decía que se alimentaba de chiquillos. Obviamente se trata de un relato fantasioso para evitar que los más pequeños se adentraran por los túneles que, como demuestran las investigaciones arqueológicas y históricas, si son reales.

curiosidades de la puerta de la tierra