Guía de Sevilla

Una ciudad de ensueño que tiene todo lo que uno necesita para viajar y dejarse llevar

Puntos históricos, buenos sitios para comer, ambientes tranquilos y más festivos, mucho color, tradición, belleza y barrios con mucha idiosincrasia, como el de Triana. Probablemente, el más especial de Sevilla. Tan solo poner un pie en el barrio, ya se percibe la magia y el encanto que desprende. Ya sea entre sus bares, sus gentes o las estampas que se producen. Ver cómo baja el sol desde el barrio de Triana mientras paseas o tomas algo en una terraza es de las cosas más bonitas que todo viajero puede hacer en el sur.

Cuando hablamos de Sevilla, tampoco podemos olvidarnos del Real Alcázar, uno de los complejos monumentales más espectaculares que existen. Murallas, fortalezas, palacios y jardines espectaculares se someten a una mirada larga y pausada por parte del que los presencia por primera vez y no quiere marchar. Pero es que Sevilla no deja de sorprender en ningún momento, tiene un halo de ciudad fotogénica, casi cinematográfica, con muchas postales y una capacidad de reinventarse continua. Pasear por la Plaza de España, llegar a La Giralda, ver un atardecer desde las Setas (una estructura enorme de madera con la forma de este hongo), saciar el apetito en el Mercado del Barranco (un sitio gourmet con un total de veinte puestos gastronómicos seleccionados) o pedalear a las orillas del Guadalquivir. No nos diréis que no os entran de ganas de clavar una chincheta en Sevilla en vuestro mapa de viajes.

Más Guías de interés

[ncarousel id="130"]